Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

See other formats


Un Arco Iris para los niños 



Un hogar especial ofrece esperanza y amor para niños 
que no tienen hogar. 



DATOS DE INTERÉS 

<•* Revise otros datos 
importantes acerca de 
Moldavia en la página 2 1 . 

** Las ofrendas de este 
trimestre serán dedicadas 
a la construcción de un 
templo adventista en la 
capital de Moldavia. 



La semana pasada conocimos a una niña que 
vive en un hogar especial: una casa sólo para 
niños. ¿Quién recuerda el nombre de la institu- 
ción? [Deje que conteste una chica.] Kú es, se llama 
Hogar Arco Iris para Niños, en el país de Molda- 
via. [Localice Moldavia en el mapa.] 

El Hogar Arco Iris para Niños es un regalo de 
amor para los niños sin hogar, en Moldavia. Los 
cuartos están pintados con los colores del arco 
iris. Tal vez sacaron el nombre de allí. Y los niños 
sin la menor esperanza de gozar de una buena 
vida ahora viven en un hogar donde encuentran 
amor y cuidados y pueden ir a la escuela, así 
como ustedes lo hacen. Gracias a este plan disfru- 
tarán de mejores vidas cuando crezcan. Conoz- 
camos algunos de estos pequeños que viven en 
ese lugar. 

Iván 

Iván tiene siete años y cursa el primer grado. Le 
gusta la escuela y es un buen estudiante. El y su 
hermanita, Irina, han vivido en el Hogar Arco Iris 
para Niños por tres años. 

— ¡Me gusta vivir aquí! — dice el niño — . 
Tengo muchos amigos, y los muchachos más 
grandes son como mis hermanos mayores. Me 
ayudan y protegen de otros niños más grandes de 



Misión Niños división euroasiática 25 



la escuela. Me siento como un niño 
normal, que vive en una casa con una 
madre y un padre. Tenemos los precep- 
tores que nos aman como si fuéramos 
sus propios hijos. 

Iván ha aprendido mucho desde que 
vive en el hogar para niños. Nos dice: 

— Durante el tiempo que he vivido 
aquí, he aprendido a llevarme bien con 
muchachos de todas las edades. Los sá- 
bados algunos de los jóvenes vienen a 
tener programas para nosotros. Canta- 
mos y escuchamos historias de Jesús. 
¡Me gusta eso! 

Irincí 

Irina tiene nueve años y ha estado en 
el Hogar Arco Iris para Niños durante 
tres años también. Tiene cinco herma- 
nos y hermanas que también viven allí. 
Ella y sus tres hermanas comparten un 
cuarto con otras dos niñas. 

— Mi hermana mayor, Katya, es 
como mi madre — nos cuenta — . Se 
asegura de que me vista bien, que me 
lave los dientes, y haga mis tareas. 

«Me gusta todo lo que tiene que ver 
con el Hogar Arco Iris para Niños, pero 
lo que más me gusta es mi cuarto y el 



salón de juegos, con sus decoraciones 
bonitas. Me gustan los otros niños, ¡y 
me gusta mucho la rica comida! 

«Todos tenemos trabajos que hacer 
en el hogar, y así sentimos que es 
nuestra casa. Queremos conservar 
bien nuestro hogar, porque es muy 
hermoso. Los niños mayores nos ayu- 
dan a los menores a saber cómo cui- 
darlo. No queremos que nada malo 
suceda en él. 

«Aquí hemos aprendido a orar antes 
de nuestros alimentos y antes de irnos 
a la cama. Y me gusta cuando los sába- 
dos vienen los jóvenes para cantar y 
contarnos historias de Jesús.» 

Misión 

Los niños del Hogar Arco Iris para 
Niños colman a los visitantes con amor. 
Hacen dibujos y se los regalan a las 
visitas para que sepan que la familia 
«Arco Iris» les tiene cariño. 

Jesús quiere que todos sepan que él 
los ama. Manda a otros a nuestras vidas 
para que nos ayuden a aprender acerca 
de Dios. Pidámosle a Dios en este 
momento que bendiga a los niños del 
Hogar Arco Iris para Niños. 




26 



Misión Niños división euroasiática